Press "Enter" to skip to content

Después de la idea y antes del rodaje

Todo lo relacionado con los equipos de audio y de vídeo para poder rodar nuestro proyecto audiovisual, viene después de la idea, después de escribir el guión de nuestra película.

Hola chicos y chicas, amantes del mundo audiovisual y próximos film makers! Ha llegado la hora de hablar del momento más temido para todos: El siguiente paso después de la idea.

Después de incontables horas en proceso creativo, de esas que no te dejan dormir en las noches y te dejan sin fuerzas durante todo el día, viene el momento de las preguntas de un millón de euros: ¿Y, ahora qué chaval?, ¿Cómo plasmo mi idea de la manera más eficiente y coherente?. Y si vosotros no os habéis hecho esta última pregunta, no hemos empezado con el pie derecho, por así decirlo. Podremos tener el mejor guión de la historia, pero si no tenemos una buena preproducción todo nuestra visión será tirada en el váter.

Primero tenéis que ser sinceros con vosotros mismos y entender que tan viable es vuestra visión y qué es lo realmente necesario para poder plasmar la idea sin distorsionar vuestra idea. Nada es más desalentador que obtener un producto con muy baja calidad y arrepentirnos de tantos errores que pudieron ser evitados durante la preproducción y producción, mientras hacemos la postpo y no hay marcha atrás.

Ha llegado el momento de ver el guión de una forma más objetiva y menos sentimental. Este es el punto donde tenemos que analizar cada escena de forma técnica para poder saber cómo vamos a rodar, cómo es la interacción entre personajes, cuáles son las localizaciones y como todo lo anterior afectará la parte de sonido. No quiero sonar pesado, pero en mi experiencia los jóvenes cineastas no se preocupan por el audio durante toda la producción, a menos no como se debería, pero durante la edición y mezcla esperan un resultado impecable y profesional. He perdido la cuenta del número de cortos que han sido arruinados por la pésima calidad del audio; y no culpéis al chico/chica de sonido si a duras penas ha hecho lo que el pobre ha podido.

Seamos honestos y definamos cuáles aspectos de la producción prestamos la debida atención y cuáles otros dejamos de lado. Cámara, fotografía y arte son currados con especial cariño, pero sorprendentemente hay otros puntos básicos e igual de importantes que se dejan de lado de forma irresponsable. No os ofendais chicos/chicas, pero hablo desde mi experiencia de trabajar con jóvenes directores, estudiantes y egresados, de la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña, durantes mis años como técnico de audio en Barcelona.

Increíble de creer, estos son los puntos en los que he visto mayor descuido:

Localización

Al igual que el casting, la escogencia de las locaciones es algo que debe hacerse desde el principio y no se debe dejar para el día previo al rodaje. Elegir el lugar correcto es esencial para poder crear lo que tanto anhelamos transmitir, por lo que debemos definir bien si es interior o exterior. En el caso de exteriores tenéis que informaros bien sobre los permisos necesarios de la ciudad, creedme que no hay nada más angustiante y frustrante que los mozos de escuadra o policías  detengan el rodaje y, para que la situación sea aún peor, os multen.

Horas de mucho tráfico y afluencia de peatones, para exteriores; dimensiones y acústica del recinto, para interiores y cualquier otra variante relevante, es algo que debe ser considerado y estudiado al momento de elegir, para así poder consultarlo con todo el equipo (técnico o artístico).

Sonido

Así como se concibe la idea de como se va a ver un corto o largometraje, también hemos de concebir como sea ha de escuchar; que aunque es algo que suene más de postproducción, es algo que depende de lo que se grabe o no durante el rodaje. Por tanto, una de las primeras decisiones a tomar ha de ser si los diálogos, en el caso que los haya, han de ser grabados en estudio o no.

Si los diálogos a utilizar van a ser los captados durante el rodaje debemos entender algo muy importante: No debéis pensar que eso se arregla en post producción. La etapa de la postpo es para poder organizar, retocar, dar coherencia y balance al material grabado. Postpo no significa la etapa para poder reconstruir o crear un material inservible que necesita estar a la altura que el resto de los elementos bien cuidados durante el día de ;la filmación.

Así que no olvidéis que todo lo que no se hace o no se hace durante el día del rodaje ha de ser redefinido durante la edición y mezcla.

Equipos de audio y vídeo

Estar en conocimiento de los equipos disponibles para la producción es algo tan esencial que parece ridículo que muchos no le dan la debida atención, pero creedme que pasa y más de lo que imagináis.  

Saber los equipos de audio y vídeo que tenemos; saber que podemos y no hacer; pensar en invertir en equipos, para alquilar o comprar; tener claro que es necesario grabar o captar y llevar un orden durante la planificación del rodaje, es decisivo con lo que el producto final se refiere. Recordad que el la colorización, edición y postpro de audio y video, no es para hacer magia.

Preparación para el rodaje

Desde los actores, figurante sy protagonistas, hasta el técnico de luces deben estar preparados para el gran día. El tiempo es dinero y sin lugar a duda los fallos recurrentes se notan en el producto final.

Espero sigáis y respetáis los principios básicos de un proyecto audiovisual. Siempre es mejor estresarse un poco más que decepcionarse con el resultado de un proyecto que nos hacía mucha ilusión.  

Comments are closed.